Cofradía de las Ánimas del Purgatorio

En 1501 recibió justicia un hombre al que ahorcaron. Algunos cofrades de la Hermandad de Santa María Magdalena pidieron, a la justicia, que les dejaran enterrarlo en su iglesia. La justicia no se lo permitió y los cofrades lo llevaron a San Nicolás. Algunos de estos cofrades, parroquianos también de San Nicolás, decidieron hacer la Cofradía de las Ánimas del Purgatorio, para enterrar dignamente a los ajusticiados y a aquellos forasteros pobres, que muriesen fuera de algún hospital.

Estandarte de la Cofradía de Ánimas
Creada la Cofradía de Ánimas, esta se estableció en la iglesia de San Nicolás. También compraron a Diego del Cozuelo una casa en el terreno de la feria y construyeron un hospital. Hicieron sus Ordenanzas, que fueron aprobadas por D. Alonso Carrillo de Albornoz, Obispo de Ávila y empezaron a acoger pobres en dicho hospital.

Dos años más tarde los cofrades de Ánimas enviaron un emisario a Alcalá de Henares, para pedir merced a los Reyes D. Fernando y Dña. Isabel para comprar un almagí que tenían los moros entre San Nicolás y San Marcos. Hecho promovido por el decreto dictado por los Reyes Católicos en 1503, por el que los moros que no se convirtieran al cristianismo tenían que abandonar el país. Dña. Isabel y D. Fernando conceden un almagí a doña Juana Velázquez de la Torre, que fue confidente de la reina Isabel y ama del príncipe Don Juan hasta los siete años. Doña Juana funda y promueve en este almají o mezquita un Hospital, el Hospital de las Animas del Purgatorio. Así lo indica don Cristóbal Velázquez, hijo de Dña. Juana y cofrade de la Cofradía de las Ánimas del Purgatorio, cuando en 1510 redacta su testamento, concretamente en la cláusula 25 dice "el qual ospital está fecho en un almagí de moros el qual dio mi señora, que aya gloria, para hazerse el dicho ospital por merced de la reyna nuestra señora", en la 32 identifica el lugar "se hizo en un almagí que se llamava el almagí de La Solana" y en la 33 don Cristóbal reconoce como fundadora del hospital a su madre "... entiéndese que la renta que yo dexo para él, porque de los demás, como yo no soy el fundador dél, aunque lo fue mi señora doña Juana Velázquez de la Torre, que aya gloria, pues dio el almají para que se hiziese”. Los Reyes Católicos impusieron la obligación de pagar en Pedraza (Segovia) a un representante, que tenía merced sobre los moros y sus almagíes la suma de noventa mil maravedíes. La cofradía de Ánimas, por donación de Dña Juana, pagó y tomó posesión del almagí al que trasladaron el antiguo hospital, que tenían en la feria.

La víspera de la Ascensión del año 1510 fue a visitar el hospital don Cristóbal Velázquez de la Torre, hermano del Comendador don Francisco Dávila, que se dirigía a África acompañando a don García de Toledo, hijo mayor del Duque de Alba. Viendo don Cristóbal la buena administración y gobernación que se hacía con los pobres, hizo testamento de sus bienes a favor de este hospital.

Muerto don Cristóbal Velázquez en la batalla de los Gelves o de la isla de Djerba, situada en el golfo de Gabes "… luego se puso en huida. Acometieron los Moros de tropel, y de los primeros mataron á quatro de los que se apearon: estos fueron Don Garcia, Garci Sarmiento, Loayfa y Christoval Velazquez, todos nobles Capitanes. Era tanta la turbacion de la gente que huia, que sin remedio se lanzaban por los otros esquadrones…”, el testamento que se hizo público tal y como dejó indicado don Cristóbal, se encontraba en un arca del Monasterio de Santo Tomás y se abrió en la casa de don Juan Dávila y Arias, Abad de las abadías de Alcalá la Real (Jaén) y Santa Maria del Burgo (Burgohondo), en una reunión a la que asistieron, entre otros, Fray Juan Hurtado de Mendoza, padre dominico y prior del Monasterio de Santo Tomás y el teniente de corregidor don Francisco López de Úbeda que fue quién ordenó abrirle. Así empezaba: "Yn dei nómine Amén, sepan quantos esta carta de testamento vieren como yo, Christoval Velázquez de Avila, maestresala del ynfante don Fernando de Castilla, Comendador de la orden de Santiago, vecino y regidor de la noble ciudad de Avila, … , otorgo y conozco por esta carta que fago, y ordeno este mi testamento y postrimera voluntad, …

Destacar algunas de las cláusulas del testamento:

 
D.Juan Dávila y Doña Juana Velázquez de la Torre
Capilla de Santa Catalina de Siena. Monasterio de Santo Tomás
 Sepulcro obra de Pedro de Salamanca.

Cláusula 2: en la que indica que le entierren con el hábito de la Orden de Santiago en el Monasterio de Santo Tomás en Ávila, en la capilla en la que se encuentran enterrados su padres, don Juan Dávila y doña Juana Velázquez de la Torre.

Cláusula 24: en la que señala que una vez cumplidas unas cláusulas referidas a limosnas, deja por heredero universal y general al hospital de las Ánimas del Purgatorio de Ávila, del que revela que es cofrade.

Cláusula 25: Prohíbe que el hospital venda los bienes raíces que le lega "El qual ospital esta fecho en un almagí de moros, el qual dio mi señora, que aya gloria, para hazerse el dicho ospital por merged que la reyna nuestra señora le hizo dél y es mi voluntad que toda la raíz que de mí heredaren agora ni en ningun tiempo lo pueda enajenar, syno que lo tenga el ospital por heredad para gastallo con pobres en curallos”, también “compra” una indulgencia para el hospital de Ánimas, que en esos tiempos no tiene ninguna “… no tiene ninguna yndulgenqia, es mi voluntad que de la renta o dinero que yo dexo se trayga de Roma una yndulgenqia que no cueste mucho, porque no sea causa de que no se haga tanta limosna a pobres como es razon …

Cláusula 32: nombra testamentarios al prior del monasterio de Santo Tomás, a su tío don Pedro de Torres y a su hermano don Antonio Ponce. Y Reitera la heredad del hospital de Ánimas “cumplido e pagado este dicho mi testamento e mandas e osequios e cosas pías en el e en los dichos memoriales contenidas, mando que todos los otros bienes que fincaren e remanesqieren que los aya y herede el ospital de las Animas de Purgatorio de Avila donde yo soy cofrade. El qual ospital se hizo en un almají que se llamava el almají de La Solana y hera allí la morería nueva, al qual ospital dexo por mi universal heredero en todos mis bienes ansi muebles como raizes e semovientes e derechos e acciones para que los aya para agora e para siempre jamás”.

Cláusula 33: en ella nombra a los patronos del hospital "... señor Françisco de Avila, mi hermano, o al que suçediere en el mayorazgo, e al reverendo Padre Prior del monesterio de Santo Tomás de Avila, e al reverendo Padre Guardián de Sant Françisco y a un cofrade del mismo ospital de las Animas del Purgatorio. Este último debe ser nombrado, por los otros cofrades, cada dos años

Cláusula 36: fecha del testamento “fue fecho este testamento en la cibdad de Avila a diez dias del mes de mayo. Año del nasçimiento de nuestro señor Jesuchristo de mill e quinientos e diez años